Generación Online Puerto Vallarta   26°C Muy nuboso   Hemeroteca

Publicidad


9 de noviembre de 2016 - 15:50 pm

El triunfo electoral de Donald Trump

El triunfo electoral de Donald Trump

Seguramente mucha gente en México, en Estados Unidos y en todo el mundo, nos estaremos preguntando por qué ganó las elecciones Donald Trump y cuál es el futuro de la economía mundial. Pero sobre todo, muchos mexicanos nos estaremos preguntando si el nuevo presidente electo de la unión americana cumplirá sus amenazas y sus promesas de campaña en contra de nuestro país.

Por principio de cuentas, es claro que cumplirá todo lo que dijo, pues para eso se postuló y por eso se ganó la simpatía de la mayoría de los electores de los Estados Unidos; se ganó la simpatía de una gran masa de obreros y desempleados, de múltiples minorías de inmigrantes y de sectores sociales con bajos niveles de cualificación y educación.

Muchos de nosotros creímos que la experiencia y la trayectoria política de Hillary Clinton tendrían mayor peso que las barbajanerías y las amenazas de Donald Trump; pero en realidad interpretamos mal el sentimiento del pueblo norteamericano. En primer lugar, porque desconocemos la idiosincrasia de sus ciudadanos y sus minoría étnicas y, en segundo lugar, porque desestimamos el hartazgo que experimenta la humanidad por la corrupción y los privilegios de la clase política en casi todos los rincones del mundo. No vayamos tan lejos, tenemos el caso de España, Brasil, Guatemala, El Salvador y México.

Tanto los simpatizantes internos y externos de Hillary Clinton pensaron que el voto latino sería favorable a la candidata del partido demócrata; lo que no entendimos es que los inmigrantes que han resuelto su situación migratoria, lo que menos quieren es que lleguen más migrantes a competir por los precarios empleos con que escasamente cuentan. Pero además, el malestar del pueblo norteamericano tiene que ver con la emigración de sus puestos de trabajo a otros países de bajo costo de mano de obra, con el deterioro del Estado de Bienestar, con la violencia que se vive en las calles y con la exacerbación del racismo contra los afroamericanos bajo la presidencia de un presidente demócrata y, para colmo, de color.

Es cierto que el mundo está preocupado por el posible retorno al proteccionismo; pero el proteccionismo o nacionalismo es un sistema que en su momento fue exitoso para lograr el crecimiento económico interno. Volver al pasado no es tan sencillo; ni los Estados Unidos volverán a ser lo que fueron en el pasado, como no lo han vuelto a ser otros imperios como los griegos, los romanos, los españoles o los ingleses.

Nadie en el mundo está tan preocupado como nosotros; estamos preocupados porque en el futuro habrá deportaciones masivas, amenazas, medidas proteccionistas, fuga de inversiones y de capitales, pérdida de empleos, etc., etcétera. Pero todas esas experiencias las hemos vivido a lo largo de toda nuestra historia, igual con demócratas que con republicanos.

Es bueno que hoy estemos preocupados por la posible revisión del Tratado de Libre Comercio (TLC), pero debimos estarlo desde antes; debimos preocuparnos por haber establecido un acuerdo comercial que incluyera no sólo la libre movilidad de inversiones, de capitales y de mercancías, sino también de mano de obra.
Debimos preocuparnos por conservar los sectores productivos que atendían el abasto del mercado interno y generaban empleos para retener a nuestra mano de obra; debimos instrumentar políticas macroeconómicas realistas e instaurar gobiernos honestos, transparentes y eficientes.

Por eso, no caigamos en el desánimo, en el miedo o en la provocación de culpar a factores externos de la inestabilidad del peso o de la desaceleración de la economía mexicana.

No depende de la derrota de Hillary o del triunfo de Donald Trump que la economía estará mejor o peor en el futuro; depende de la capacidad del gobierno mexicano para afrontar los retos que significa la llegada de un nuevo presidente norteamericano republicano, sin experiencia, globalifóbico, proteccionista y fascistoide. Es como seguir creyendo que con la llegada del PAN le fue mejor a México, o que después del PAN estamos mejor. Sólo estaremos mejor cuando nos ocupemos de nuestros asuntos internos y tengamos la capacidad para elegir un gobierno que tenga la capacidad de hacer frente a las vicisitudes de nuestros tiempos como lo hicieron en su momento Benito Juárez o Lázaro Cárdenas.

ooo---OOO---oooo

¿Tips? ¿Comentarios?

redaccion@generaciononline.com.mx


Te puede interesar

Publicidad


‹‹ Opinión ››

Importancia de la educación en valores

Importancia de la educación en valores
Por Javier Orozco Alvarado


Publicidad


Por Manuel Mora

El mercado canadiense significa una importante alianza para México en... ‹‹leer más››

Espera Pto. Vallarta más de 170 mil turistas procedentes de Canadá en 2017
 

Generación Online - Noticias de Puerto Vallarta

Medio informativo de Puerto Vallarta, independiente, comprometido con la ciudadanía, de corte local y denuncia social; periodismo serio de investigación.

¿Tips? ¿Comentarios?

redaccion@generaciononline.com.mx